Saltar al contenido
Criptogen

IOTA: Una historia de amor-odio por USD 4.5 mil millones de $

abril 17, 2018
IOTA: Una historia de amor-odio por USD 4.5 mil millones de $ 1

IOTA: Una historia de amor-odio por USD 4.5 mil millones de $

Para quienes conocen la criptomoneda IOTA, saben que está llena de visiones ambiciosas para el futuro. De hecho, una de las vías de mayor publicidad para mostrar cómo esta tecnología pudiera integrarse en el conocido concepto del Internet de las Cosas. Esto hace que todo (refrigeradores, relojes y automóviles) estén conectados a internet y como tal, puedan “hablar”. Por ejemplo, un sensor en tu refrigerador puede notar que tu cartón de leche está a una taza de acabarse y así solicitar un pedido a la tienda de provisiones local.

El proyecto IOTA ha atraído mucha atención para añadir tecnología inspirada en las criptomonedas para estos usos, convirtiéndolos en un mercado más abierto.

IOTA: Una historia de amor-odio por USD 4.5 mil millones de $ 2
Justamente, conjunto al repunte general del mercado, IOTA ha empezado a alzar el vuelo.

En las reuniones técnicas en la ciudad de Nueva York, resulta común escuchar a los desarrolladores hablar que la tecnología subyacente de IOTA es la “menor de las blockchains”, o también conocido el “enredo” el cual es el futuro del espacio Blockchain.

Y es que el IOTA no solo es promocionado como una vía para modificar los silos del sistema centralizado actual, haciendo más simple el negocio en cuanto a tiempo y costos se refiere. Esta es una forma de librar la industria del Blockchain de todo aquello que le aqueja, entre ellos los problemas de escalabilidad tecnológica, los cuales causan retrasos en las transacciones, altas comisiones y enormes cantidades de energía consumida por la arquitectura del Blockchain.

Por encima del Blockchain

David Sostenbo afirmó durante una entrevista a CoinDesk que:

IOTA: Una historia de amor-odio por USD 4.5 mil millones de $ 3
David Sønstebø, creador de IOTA

“el IOTA es el primer proyecto que supera a Blockchain. Suprimió a los mineros. En el proceso logramos resolver los principales problemas de las transacciones sin comisiones.”

Estas declaraciones sagaces han sido reforzadas por alianzas con grandes empresas y agencias, entre ellas Volkswagen y la ciudad de Taipei en Taiwán.

No obstante, el equipo de IOTA de 150 personas entre desarrolladores, criptógrafos y demás personal, no siempre logran mantener historias verídicas. En ocasiones, han sido el foco de las críticas, sobre todo cuando se trata de los agujeros de seguridad en la arquitectura.

Muchos expertos se cuestionan si las ideas de IOTA serán funcionales en la práctica y, en caso de no pasar la prueba, si los inversores y usuarios actuales que apoyan una red de capitalización bursátil de USD $2.7 mil millones no tendrán suerte.

Debido a que los investigadores ya han señalado cantidad de agujeros en IOTA, se espera que en el futuro haya más ataques hacia esta criptomoneda.

MIT: cabeza a cabeza

En septiembre pasado comenzó a fluir una ola de negatividad hacia la tecnología IOTA, luego de que una investigación realizada por la Iniciativa de Moneda Digital del MIT encontrara lo que podría ser una vulnerabilidad en el código del proyecto.

De acuerdo con los expertos, los desarrolladores de IOTA aplicaron una función hash creada internamente para salvaguardar los datos dentro del sistema, lo cual es un rotundo “NO” entre los criptógrafos, quienes aseguran que es mejor aplicar las funciones ya estudiadas que existen hoy en día.

Sin embargo, los desarrolladores de IOTA argumentan que esta fue una decisión intencional. Su propósito es evitar que terceros logren copiar su software de código abierto.

No obstante, los investigadores han respondido fuertemente, sosteniendo que es una decisión que carece de sentido ya que la base del software de código abierto se le da a la comunidad de desarrolladores para que puedan copiar con libertad.

Un agujero millonario

Hasta los momentos parece ser que ningún usuario de IOTA haya perdido dinero a causa de la función hash hecha a medida, se conocen casos de usuarios de IOTA que han perdido cantidades sustanciales de criptomonedas valorados en USD $4 millones. Esto llevó a los organizadores de la industria a argumentar que el equipo de IOTA es incompetente.

Bien se sabe que la billetera oficial de IOTA no cuenta con un generador de semillas que permita a los usuarios producir llaves para controlar sus monedas.

A pesar de que la Fundación IOTA especificó la forma más segura de generar aleatoriedad, dando una lista de todos los sitios web que eran seguros para hacerlo, diversos usuarios decidieron usar sitios web que no se encontraban en la lista. Uno de ellos estafaba a los usuarios almacenando claves creadas en su sitio para luego robar los fondos.

Al tocar el tema de los problemas ocasionados cuando un proyecto de criptomonedas no cuenta con herramientas para la generación de semillas, expertos indican que casi todos los programas criptográficos están diseñados para crear números aleatorios seguros para sus usuarios, ya que los usuarios pueden usar una mala fuente de aleatoriedad.

Falta de acuerdos

En vista de estas declaraciones, los cofundadores de IOTA han dado respuestas mezcladas.

El cofundador Dominik Schiener reconoció que la experiencia del usuario está muy lejos de ser la ideal, pero sentenció que IOTA no debería ser criticada porque la experiencia del usuario en toda la comunidad cripto es inferior en su conjunto. Aparte, Sostenbo indicó que el proyecto quiere dejar al azar la generación de aleatoriedad para lograr un mayor control.

Sostenbo también añadió que IOTA lanzará en las próximas semanas una nueva billetera llamada Trinity, con la intención de abordar el problema. Esta billetera, además de contar con un generador de direcciones aleatorias incorporado, también ejecutará su código a través de una auditoria como medida de seguridad.