Saltar al contenido

Un hacker ruso solicita la intervención del presidente Putin

julio 13, 2017

Stanislav Lísov, ciudadano ruso detenido el 13 de enero en un aeropuerto de España, fue acusado de ser el responsable de distintos delitos informáticos, con penas de hasta 25 años de cárcel, entre los que se cuentan la distribución y uso de un software malicioso denominado “Never Quest”, un hacker que ha sido responsable por la perdida de miles de dolares.

El hacker actúa como un “troyano bancario”, produciendo fraudes financieros de casi un millón de dólares en instituciones americanas. Se hallaron archivos de credenciales e información personal (como contraseñas y preguntas de seguridad), correspondientes a datos de acceso de sitios web de bancas y finanzas americanas, en servidores ubicados en Alemania y Francia.

hacker

El hacker se opone a su arresto

Entre las razones por las que el gobierno de los Estados Unidos solicita la extradición del presunto pirata informático se cuentan la conspiración de pirateo de computadoras y conspiración de fraude electrónico. Los datos hallados en países de la Unión Europea fueron analizados previo a la detención del sujeto

El abogado defensor ha sostenido que la orden de arresto debe anularse debido a la presencia de “intereses ilegítimos” en las autoridades de Estados Unidos. Según este, esos intereses consisten en que

Determinados científicos son detenidos y enviados a Estados Unidos para luego ser sometidos a unos procesos judiciales en los que se ha dado el caso de que quedan en una especie de libertad condicional con la única finalidad de que empiecen a trabajar para organismos, concretamente la C.I.A. y el F.B.I.

Se ha mencionado una expresión: “juego de ajedrez”, referida a los movimientos políticos que existen hoy en día entre el gobierno ruso y el americano, y al cual se ha asociado razones que justifican el arresto de Lísov. Se ha asegurado entonces, por parte de la defensa, que no existen motivos jurídicos para someterse sin oposición a esta medida del gobierno de los Estados Unidos, e inclusive, la detención de Lísov se ha considerado “ilegal”.

En hechos recientes el acusado envió una carta al Presidente de Rusia, Vladimir Putin, con la finalidad de solicitar la ayuda del mandatario.

Le pido encarecidamente que intervenga en mi situación, en la injusticia y la arbitrariedad de Estados Unidos hacia un ciudadano ruso. Esta carta es mi última esperanza”, expreso Lísov en un fragmento de su carta.

El presunto “hacker” no ha sido interrogado, por la parte acusadora ni por la defensa, de forma directa con respecto a las intenciones políticas de la extradición, ni de su labor de pirata informático. El ciudadano también se ha abstenido de responder preguntas, contestando sólo las relacionadas con explicar su trabajo habitual: Realizar proyectos para una empresa privada del Gobierno de Rusia.

En su defensa, Lisov ha asegurado realizar la solicitud de la visa de residencia para permanecer en el territorio de los Estados Unidos, y la negación de la misma en una ocasión. Sin embargo, en el caso de su detención y extradición, el proceso fue llevado a cabo sin mayor contratiempo.

A %d blogueros les gusta esto: